Saltar al contenido

Usar móvil como modem: Guía paso a paso

Al usar móvil como modem estás compartiendo tu conexión a Internet con otros dispositivos de alrededor. Esto, si bien no siempre es la mejor opción, es algo que todos hemos hecho en algún momento y que puede ser de buena utilidad cuando hay alguien más que necesita de red pero sus datos se han gastado. De forma muy sencilla, poco importa el sitio en el que nos encontremos porque con tres o cuatro pasos estarás disfrutando de señal wifi durante horas.

Cosas que debemos tener en cuenta antes de usar móvil como modem Wifi

La comodidad que supone tener Internet sin estar buscando puntos Wifi en el aire es algo que se premia cada día más. Al usar móvil como modem nos permitimos una serie de ventajas que no vamos a encontrar cuando jugamos a cazar señales abiertas que pueden estar o no dependiendo de la ubicación o el país en el que estemos. En cualquier caso, antes de ponernos a compartir la conexión con otros dispositivos debemos ser conscientes de varias cosas:

Uso de datos móviles

Internet no viene por arte de magia y, cuando no tenemos red wifi se hace uso de los datos móviles del teléfono. Antes de compartir la pass con nadie resulta fundamental que miremos las características de nuestra tarifa y cuáles pueden ser sus gastos adicionales. Hoy día las compañías de teléfono cuentan con coberturas ilimitadas pero para salir de dudas sobre lo que tú contrataste lo mejor es que te pongas en contacto con el departamento de atención al cliente.

No conectarse a una red wifi

Si el teléfono está conectado a una red wifi los datos móviles no van a funcionar. Antes de ponerte a compartir la conexión lo mejor es que desactives todas las señales abiertas de tu alrededor para que no interfieran de forma negativa. Este punto es muy obvio ya que, si tenemos otra red que nos ahorre gastar de nuestros recursos la íbamos a coger sin más. En cualquier caso, aunque parece algo muy evidente, seguimos cayendo en la trampa y, cuando nos ponemos a buscar en Google no vemos disponibilidad.

Uso de batería móvil

Si vas a usar el móvil como modem durante mucho tiempo asegúrate de tener la batería suficiente para que el teléfono no se te apague antes de tiempo y te deje colgado. Cuando ponemos los datos el consumo de nuestro smartphone se duplica y, si no vamos a un tanto por ciento estable puede que nos quedemos en la estacada. Para el caso contrario, si solo vamos a hacer una consulta puntual, no deberíamos tener problema alguno con esto.

Proteger la red con contraseña

Cuando actives los datos móviles para compartirlos con otros dispositivos recomendamos hacer uso de contraseña. Si dejas la línea abierta sin más puede que haya gente que esté pendiente de coger nuestros recursos. Esto, aunque no suponga un gasto adicional a nivel monetario -en el caso de contar con cobertura ilimitada- sí que puede ralentizar nuestras búsquedas y ser un pequeño peso para quien de verdad necesita hacer consultas en Internet. ¿Comprendes el detalle?

¿Cómo compartir Internet móvil?

Compartiendo el Internet de nuestro teléfono móvil hacemos reparto de esos datos que en su día contratamos. La forma en la que vamos a hacerlo dependerá siempre del sistema operativo que usen los dispositivos y es que hoy, lejos de encontrarnos con uno solo, tenemos varios para elegir en el mercado. Todos unidos con el fin de conectarnos, cuentan con un apartado desde el que se puede hacer la gestión sin ningún tipo de problemas pero, ¿sabrías decir cómo?:

Android

La mayoría de los dispositivos móviles que utilizamos hoy día cuentan con sistemas operativos Android y es por esto que debemos tener controlada la manera en la que se conecta el usuario desde aquí. Entrando en Ajustes del teléfono, pulsando en «Conexiones inalámbricas y redes» llegamos hasta Anclaje y zona Wifi. Aquí, la opción que debes coger es Zona Wifi portátil y con una contraseña predeterminada ya podrás acceder desde otros aparatos con tu conexión.

iPhone

Al igual que Android, en iPhone también podemos compartir los datos a fin de tener Internet en cualquier dispositivo móvil que tengamos por el alrededor. Con un proceso bastante similar al que hemos explicado para el otro sistema, solo tendrás que hacer tres o cuatro pasos para disfrutar de una conexión en la que consultar todo aquello que te interesa. Desde Ajustes vamos hacia Datos móviles y a continuación activamos la opción Compartir Internet. ¿Ves que fácil?

Windows Phone

En caso de que nuestra terminal haga uso de Windows Phone tendrás que seguir una ruta diferente a la del resto de sistemas operativos que hemos visto hasta ahora. Desde el apartado «Configuración» nos vamos hasta «Conexión compartida» y cambiamos el botón de desactivado a la palabra «Activado» para volver a dar en «Configuración». Llegados aquí te aparecerá una nueva ventana donde tendrás que rellenar unos campos -recomendamos escoger la alternativa «Se requiere contraseña» y listo. Gracias a la pass protegerás tu red de los constantes intentos de robo de datos que hay.

Precaución al usar el móvil como modem de Internet

Aunque los smartphone de última generación han cambiado nuestra manera de comunicarnos usar móvil como modem cuenta con riesgos que debemos tener en cuenta antes de empezar a compartir datos a diestro y siniestro. Varios estudios han señalado cómo compañías de prestigio, en lugar de reducir la velocidad de navegación, optan por cobrar una cuota adicional a la tarifa que ya pagas. Esto, que se puede volver contra nosotros, es una de las mayores precauciones que debemos tener.

«Las sesiones de conexión en los portátiles son mucho más extensas, principalmente durante el día y las primeras horas de la tarde, pero durante el atardecer y la noche estas máquinas suelen apagarse. En contraste, los smartphones y las tablets presentan sesiones de conexión más cortas y frecuentes durante todo el día. En cuanto al uso de Internet, las tabletas se parecen más al móvil que al PC» han expuesto los responsables de uno de los estudios.

Sabido todo esto, usar móvil como modem no es lo más recomendable pero sí que nos puede sacar de apuros en un momento dado en que lo necesitemos. Si te has perdido por alguna ciudad o estás de viaje fuera del país -siempre que la tarifa contratada lo permita- abrir la red de datos es una buena idea porque estaremos conectados ante lo que pueda pasar pero, cuando tengamos wifi cerca o estemos en casa, nada mejor que tirar de la cobertura por defecto. ¿Te quedan claros los conceptos?