Saltar al contenido

Como elegir un televisor: claves para comprar si no tienes ni idea de televisores

Saber cómo elegir un televisor no es algo especialmente sencillo. Para un aparato que tiene que cumplir con determinadas funciones pero sobre todo durar en el tiempo, hay que echar ganas, tiempo y contar con algún conocimiento general para que a la hora de comprarlo, no nos juegue una mala pasada. Hasta hace unos años esto no era tan complicado pero hoy, con la variedad tecnológica que tenemos con nosotros, debemos pensarnos las cosas más de una vez. ¿Te gustaría saber las claves para escoger el que quieres?

¿Qué deberías saber antes de comprar una Smart TV?

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de comprar una Smart TV es la conexión a Internet. Los televisores inteligentes se han diseñado con la idea de que puedas tener todo en uno y no haya necesidad de utilizar el ordenador o cualquier otro dispositivo móvil para hacer una búsqueda o ver un canal de contenido streaming. En cualquier caso, son muchos los otros aspectos que debemos tener en cuenta y a continuación, para que no se te olviden, te dejamos con ellos:

¿Cuál es la distancia ideal para ver la televisión?

Existen diferentes estudios y teorías que nos hablan sobre cómo elegir un televisor en base a la distancia que debemos respetar cuando la colocamos en nuestro salón o habitación. El más reconocido hasta la fecha es el de SMPTE (Society of Motion Picture and Televison Engineers) que establece el número de pulgadas y la resolución como dos elementos clave a la hora de medir los metros que son necesarios para disfrutar al máximo de esta experiencia.

Tratando el tema de forma coloquial se podría decir que si la televisión está más lejos nos costará ver más la imagen y/o enterarnos de lo que pasa pero, en el caso de que esté demasiado cerca podríamos sufrir fatiga ocular. Encontrar el punto medio en la distancia es lo que nos hará gozar de una experiencia de usuario mucho más completa y sin precedentes. Para este primer apartado, que quizás sea el más importante a razón de que se trata de nuestra salud visual, es bueno que tengamos paciencia y hagamos las consultas necesarias para escoger ese modelo que tanto nos gusta.

¿Cómo elegir el tamaño de pantalla más adecuado?

La resolución de la pantalla es la clave de esta pregunta. De acuerdo con los píxeles tendremos que pensar en cuál será el tamaño que viene mejor para disfrutar de esas películas, documentales o series que nos gustan. Un experimento que podemos hacer en casa es el de acercarnos al monitor para ver a qué distancia distinguimos los puntitos y la nitidez con la que observamos la imagen. Es importante anotar que, cuanto más cerca estemos de ella, más complicado nos será hacernos a la idea.

Los píxeles son los puntos (de color normalmente) que componen la pantalla. El combinado de miles de millones de éstos consigue que nosotros como espectadores veamos la televisión y disfrutemos de la imagen. Tener en cuenta este aspecto de cara a cómo elegir un televisor es una forma de garantizar que, en el momento que nos hagamos con él, estaremos apostando por un instrumental que aporta todo aquello que necesitamos para los días de ocio.

Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir la televisión

El tamaño de la pantalla es fundamental para dar con el televisor que queremos pero no debemos quedarnos ahí. Son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta en este aparato y, si solo nos decantamos por uno fallaremos a la hora de la compra. La altura o el ángulo de visión, como muchas otras cosas, son fundamentales para la salud ocular. Por otro lado, es importante que miremos una ubicación hacia la luz adecuada a la imagen.

En este aspecto, colocar el televisor frente a una ventana puede hacer que los reflejos den en la pantalla y molesten. La nitidez de la imagen también es un problema puesto que resulta fundamental alejarnos de la luz directa del sol o evitar que interfieran las lámparas y focos que tengamos por la habitación donde está nuestro nuevo juguete. En definitiva, no podemos versar la calidad de un instrumento electrónico solo porque da buena imagen, lo ideal es estudiar puntos diferentes.

Tecnologías a la orden del día

Al comprar un Smart TV sabemos que una de las características clave es la conexión a Internet pero ahora, con todos los cambios anuales que están teniendo los televisores, puede que dentro de unos meses Samsung, LG o cualquier otra firma estén haciendo promoción de pantallas de última generación que hasta la fecha no conocíamos. Para los que gustan de estos detalles queremos hablar de esos modelos que ya están en el mercado y los que quedan por venir por eso a a continuación, te dejamos con una pequeña introducción:

Tecnología del panel: opciones disponibles ahora mismo

Aunque la resolución de la pantalla sigue siendo una orden a la hora de cómo elegir un televisor, lo cierto es que con las nuevas tecnologías la cosa ha cambiado bastante y, los usuarios más exigentes quieren que además haya una retroiluminación y el impacto de la imagen sea cada vez más real y auténtico (algo así como meternos en la escena desde el sofá) Actualmente en el mercado hay dos opciones que se venden muy bien y funcionan a la perfección, ¿las conoces?:

OLED (Organic Light-Emitting Diode):

Sin sistemas de retroalimentación en la parte posterior como las LCD, sus píxeles se apagan y encienden de manera individual para lograr un efecto mucho más puro y que la calidad de la imagen no tenga nada que ver con lo que conocías antes. Con ángulos de visión mejores gracias a que no hay efecto ghosting ni luces residuales, el acabado se hace perfecto y el espectador estará disfrutando de un contenido que supera con creces cualquiera de sus expectativas.

En cualquier caso, con esto de que ahora las Smart TV se pueden conectar a Internet, OLED no es recomendable para pantallas de televisión que en su mayor parte se van a usar como si fuesen la de un ordenador. Debemos ser conscientes de la utilidad que tienen estos aparatos y cuál va a ser el fin que le demos porque solo así estaremos escogiendo el modelo que se adapta a nuestro perfil. Si bien lo podemos usar como PC sin problemas, ¿por qué no invertir en un portátil o mesa de altas calidades?

LCD (Liquid Crystal Display)

El sistema LCD lleva bastante tiempo en el mercado y, aunque ahora el nuevo capricho es OLED, debemos ser conscientes de lo que quieren decir el uno y el otro y cómo el uso lo define todo. Éste, que cuenta con mucha más resistencia y es menos delicado, es el caballo de batalla del mercado en televisores. Si hacemos uso de la máquina más de seis u ocho horas al día, estamos enganchados a los canales de la TDT o contenido streaming, etc, no es recomendable hacerse con el anterior.

En cuanto a la resolución, aunque los 8K llevan un par de años dando vueltas, si lo que quieres es una televisión de la que tirar, que se vea bien y con la que disfrutar de todos los contenidos a cualquier hora sin problemas, 4K tampoco te va a venir mal. En según qué marcas se ha observado que el segundo funciona mucho mejor que el primero y ante esto son muchas las personas que se han echado para atrás o han tenido una mala experiencia respecto a los resultados. ¡Piensa bien qué es lo que quieres!

Tecnologías del panel: opciones a punto de llegar

Los televisores inteligentes están en un punto de inflexión y pronto se esperan novedades que darán un giro a la tecnología audiovisual tal y como la conocemos en nuestros días. El microLED, adoptado por Samsung en varias ferias, es un de los caprichos más inmediatos aunque al parecer todavía no se habla de él en dispositivos para el hogar. Por su parte el miniLED, que no es capaz de generar una imagen por sí mismo, se ha vendido como el mejor aliado del futuro LCD.

Los puntos cuánticos auto-emisivos también podrían estar con nosotros el año que viene. Capaces de desarrollar imágenes por sí mismos, en principio se busca hacer un combo con otros sistemas de alta tecnología como OLED o introducirlos en el LCD para darle un desarrollo mucho más óptimo En cualquier caso, todo lo que se ha tratado son pequeñas pruebas y todavía debemos esperar un tiempo para ver esto por el salón de nuestras casas. ¿Te harías tú con alguno de ellos?

HDR

Para los usuarios que disfrutan al máximo de las nuevas tecnologías en este campo, el HDR ha sido la verdadera mejora y, si queremos saber cómo elegir un televisor con todos sus caprichos, algo que debemos tener muy en cuenta. Con el objetivo de reproducir una gama de colores mucho más amplia, nos encontramos con que los negros son más negros y el blanco cuenta con la iluminación que se espera de él en una alta resolución de categoría.

Los formatos con los que se han estado probando estos adelantos son HDR10, Dolby Vision y el Hybrid Long Gamma y, cada uno en su especie, se ha jugado con la profundidad de color y el brillo máximo que soporta el panel (algo que ha destacado las diferencias entre los dos primeros que nombramos) Por su parte HLG tiene como misión acercar las transmisiones televisivas terrestres tanto por cable como por vía satélite con la máxima eficiencia posible. ¿Alguien da más?

Aspectos a tener en cuenta

Después de todo lo leído estaremos de acuerdo en que saber cómo comprar un televisor no es tarea de un solo día. Si pensamos que en los años 90 dábamos vueltas por el hipermercado mirando cuál sería el idóneo para nuestro salón y la manera en la que se verían los canales hoy, con todo lo que hay que tener en cuenta, aquello parecerá una tontería. Si estás pendiente de hacerte con un aparato nuevo para la sala de estar de tu casa a continuación te dejamos con algunos aspectos a tener en cuenta:

Tamaño

Lo primero que vamos a valorar es el tamaño del televisor. Dependiendo del lugar en el que lo quieras poner habrá pensar en unas medidas u otras para el aparato. Por supuesto debemos tener en cuenta que no todas las marcas cuentan con iguales dimensiones y que resulta fundamental que antes de ir a la tienda (o mirarlo por Internet) hayamos pensado el espacio de la casa en el que lo vamos a colocar así como también las diferentes medidas que hay libres.

El tamaño también viene referido a la distancia desde la que vamos a ver el televisor. Como cuando hablábamos de los píxeles, la resolución y la importancia que tenía todo esto para nuestra salud ocular, debe haber unos cuantos metros de separación entre la persona que mira hacia la imagen y el proyector que la lanza. Si no tienes muy claro este aspecto -especialmente con la cantidad de modelos que hay actualmente- lo mejor es que te pongas en contacto con un especialista. ¿Lo tienes ya?

Detalle de la imagen

Los televisores de hoy cuentan con un mayor detalle de la imagen que aquellos que se vendían hace tres o cuatro años. Con resoluciones 4K, UHD y Ultra HD, los píxeles se presentan mucho más nítidos y, a una mayor distancia, podemos disfrutar de esa fotografía en movimiento que tanto nos gusta. En este punto es importante que pensemos en cuál va a ser el uso que le demos al producto (si jugamos mucho a la PS4 por ejemplo, sí conviene un 4K) porque solo así escogeremos en base a las necesidades.

Tipo de pantalla

Son varios los tipos de pantalla que tenemos actualmente en el mercado (ya los hemos visto en el apartado de tecnología del panel) y es que éste, como muchos otros, es un punto muy importante a tener en cuenta. LED y OLED son las que marcan tendencia actualmente y, aunque ambas cuentan con una resolución interesante, dependiendo del uso que le vayamos a dar al aparato, nos tendremos que decantar por unas u otras. ¿Lo tienes claro?

Mejoras de la imagen

La tecnología HDR ha superado todas las expectativas que teníamos acerca de la imagen. Con colores más reales y mejores detalles en las escenas oscuras, la calidad que hemos ganado en tan solo unos años cautiva al espectador que disfruta de las horas delante de la pantalla mirando alguna de sus series favoritas. Netflix, Movistar o Vodafone han apostado por contenidos 4K precisamente por la demanda que hay actualmente de los canales streaming.

Por supuesto, si somos gamers o nos gusta mucho jugar a la PS4 a la hora de pensar en cómo elegir un televisor el HDR que viene escrito en cantidad de cartuchos es algo que no podemos pasar por alto. Las mejoras de la imagen suponen una mayor resolución a la hora de mirar los juegos en movimiento y, si te quieres sentir como si estuvieses «dentro de la pantalla» esta tecnología es sencillamente perfecta. Para casos contrarios, donde el uso de la tele es el convencional, no son precisas estas siglas.

Conexiones

Los televisores de hoy siguen haciendo uso de las conexiones HDMI. Con varios años en el mercado, lo más seguro es que el aparato nuevo que te has comprado lo tenga y ni siquiera haya que hacer una comprobación. En cualquier caso es importante asegurarse de que contamos con al menos tres conectores USB -especialmente si eres muy de consumir contenido que está en otros dispositivos- para estar desahogados en el momento del uso.

Sistema de sonido

En el sistema de sonido de las nuevas televisiones (que viene ya integrado) no hay sitio para los altavoces. A razón de lo finas que se han vuelto las pantallas el hecho de contar con un equipo para dar mayor gravedad a los contenidos que vemos, ha quedado desaprovechado y es que resultan un armatoste importante para la mayoría de los casos. Nuestra recomendación es que te olvides de ellos pero, si de todas maneras quieres agregar algo, lo mejor son las famosas barras de sonido.

Internet

El 99,9% de las televisiones que se venden hoy están conectadas a Internet. A través de la red wifi que tenemos en casa podemos hacer en esta pantalla prácticamente todo lo que manejamos en el ordenador pero aquí está el problema. No estamos ante un PC y, si abusamos de esta característica puede que le estemos dando un mal uso al aparato. La utilidad real que tiene el producto conectado a la net es que, entre otras cosas, podemos ver Netflix, HBO, Movistar o cualquier otro canal streaming sin problemas. ¿Comprendes ahora?

Videojuegos

Son muchas las personas que se compran una televisión para disfrutar al máximo de los videojuegos. La idea de sentir que estamos dentro de la pantalla y que vibramos con cada movimiento es algo que buscan todos los gamers y, si te encuentras en este caso (y tu poder adquisitivo lo permite) no deberías escatimar en la tecnología del producto. Para las PS4 Pro o Xbox One X es recomendable una 4K -si es con HDR, mucho mejor- pues no hay nada actualmente en el mercado que se le parezca.

Como vemos, saber cómo elegir un televisor no es algo sencillo hoy en día y mucho menos si no sabes de la temática. Es importante que, en el momento de comprar, hayas valorado algunas opciones y pienses bien cuál es el uso que le vas a dar a la máquina porque solo así te llevarás el que mejor se adapta a tus necesidades. Mirando los precios que se estilan actualmente -sin pensar en las ofertas de fin de ciclo, temporada o similares- no nos lo deberíamos de tomar a broma, ¿verdad?